La Ermita de la Virgen de las Nieves.-

Ermita de Gabia Grande y la vega George Vivian. 1830

LÁMINA DE GEORGE VIVIAN (VIAJERO ROMÁNTICO INGLÉS), QUE ILUSTRA NUESTRO PUEBLO EN EL AÑO 1834. LA LÁMINA ORIGINAL SE ENCUENTRA EN EL MUSEO DE BELLAS ARTES DE SAN FRANCISCO (EE.UU). “FINE ARTS MUSEUMS OF SAN FRANCISCO”

Es una pequeña iglesia barroca, en forma de cruz latina, donde  se vislumbran al menos tres épocas de construcción: una creemos originaria, donde se asienta el camarín de la virgen y la casa adosada al mismo por donde hoy se entra, que hace las veces de  sacristía, de difícil datación, si tenemos en cuenta los elementos arquitectónicos presentes tanto externos como internos, (aunque algunos de ellos hoy desaparecidos o disimulados por las obras de reforma realizadas recientemente) y los datos históricos que disponemos.   Otra, la parte más amplia del templo,  que sin lugar a dudas se realizo en el siglo XVII, que correspondería a todo el cuerpo central y una tercera de 1883 que lo formaría la torre del campanario, adosada a la misma para  hacer la ermita mas esbelta, ya que la anterior composición solo contaba con una pequeña campana como podemos apreciar en la foto.1

Esta ermita tenía otro signo identificativo hasta el año 2003, (fue picado y repellado, por encargo de no sabemos quién, pero desde luego, tuvo una falta de sensibilidad para conservar nuestro patrimonio artístico y un desconocimiento de lo interesante que resultaba, para poder estudiar los motivos que originaron ponerlo, que me atrevo a decir que no estaba capacitada para dirigir estas gestiones) como se apreciara en la foto siguiente, era raro e infrecuente, en construcciones religiosas católicas, consistía en un sol que rodeaba la ventana que se orienta al este, (solo esta ventana) precisamente la que da a Granada. Aunque tenemos en la catedral de Almería representado un Sol, este nos parece más arcaico, menos elaborado, simple y bello.

Diego Hurtado de Mendoza en su libro Guerra de Granada hecha por Felipe II nos dice, refiriéndose a esta ciudad lo siguiente: “donde se coge oro; y entre los viejos hay fama, que el rey de España D. Rodrigo tenia riquísimas minas de este metal, debajo de un cerro que dicen del Sol”.

Otro elemento decorativo exterior, que también se encuentra con la misma simpleza en el Torreón, nos representa el símbolo de la flor de Lis, como podemos apreciar en los barrotes de la reja de las ventanas de la Ermita y en los arcos existentes en las escaleras de la Torre.

Crucero y altar mayor Ermita

Crucero de la ermita y parte alta del altar mayor

La decoración y ornamentación del interior.-

Entrando en el templo bajo el coro, encontramos a uno y otro lado de la nave, sendas hornacinas, con bustos del Eccehomo y la Dolorosa. Son rostros de buena factura del siglo XVIII, de estupenda  policromía con estofados de pintura y oro.                                                                                                                                                                             Adornan la nave un Apostolado de imágenes de barro cocido de regular ejecución y creemos de la misma fecha de las anteriores, a lo largo de la misma corre un friso de tipo clásico con bucráneos, triglifos y angelotes, sobre pilastras de estilo dórico.
La nave esta cubierta con bóveda de medio cañón con lunetos cubiertos de yeserías  doradas. Es muy curioso en estos lunetos, el conjunto de símbolos marinos, que deberían de preservarse por el interés que tienen al estar relacionados con las leyendas que sobre la virgen existen, como son: Estrella de la mañana, Arca de la Alianza, Custodia de Cristo, Lirio de los Campos, Rosa mística, Relicario de Dios, Escala Cielo Nave de Salvación.
El techo muestra una pintura celestial, que encabeza la paloma simbólica del Espíritu Santo, y está adornada por dos rosetones con la flor de la patata y la granada.
El crucero está cubierto con cúpula de tambor, con cuatro vanos perforados y otros tantos tapados y adornados con lienzos representando a los Arcángeles, San Rafael, San Gabriel Y san Miguel y al Ángel de la Guarda. Esta cúpula esta dividida en ocho cascos entre los cuales hay motivos de mascarones y chicotes de  cuyas bocas Cuelgan símbolos marianos: Trono de la Sabiduría, Cedro del Líbano, Torre de marfil, Luna, Arca de la Alianza, Palmeras de Cadés, Torre de David, Sol.
En el anillo de la cúpula hay unas pechinas cuyo centro ocupan pinturas de San Idelfonso, San José, San Antonio y un santo diacono.
A un lado y otro del crucero vemos en las bovedillas unas (ojo) pinturas al temple, recientes y malas, representando al cordero pascual y la exaltación de la cruz.
Mejores pinturas son las de los evangelistas: Mateo y Lucas a un lado y Marcos y Juan al otro. En las lunetillas de estas bovedillas hay otras pinturas de símbolos marianos, en una de ellas se representa la ermita y un grupo de personas que suben en ella en procesión. Esta pintura tiene el interés de mostrarnos el entorno de la ermita en otros tiempos. Se completa el adorno de estas partes con rosetones y unos apliques sobre las ventanas.
En los altares del Resucitado y San Antón tenemos unos retablillos de la segunda mitad del siglo XVIII, con unas imágenes muy interesantes.
En el presbítero nos encontramos un retablo clasicista de yeso con columnas de fuste relleno en la parte inferior y con capiteles corintios, adornados con guirnaldas de frutas y flores.
Lleva un atrio superior con calvario y con dos formas de roleos laterales. Se le aplico después la portada del camarín de madera y con espejuelos, conjugando con el resto del entorno.
En la parte superior una figura del Padre Eterno. En los lunetos de las bovedillas hay unos jarrones con azucenas, símbolos de virginidad y pureza, debajo a un lado y otro, pinturas bíblicas acomodadas a la Virgen: Ciudad de Sión , madre de los pueblos, con el texto “ cosas gloriosas se han dicho de ti, ciudad de Dios. Salmo 86,3” y una corona de rosas con el siguiente texto:” Ven del Líbano, esposa mía, ven. Serás coronada.” Cant. 4,8. Se completa el adorno con un rosetón.
También tenemos aquí dos imágenes: Santa Lucia, una  talla graciosa y de muy buena factura y San Sebastián, talla clásica que está realizada con cierta gracia.
Añadir que el artista, disponía de buena formación teológica, plasmo muy bien la función de la Virgen en la economía de la salvación, proyectando con acierto, en tres planos la obra: abajo el pueblo que ora; arriba Dios Creador y Salvador y debajo Cristo, en medio de la Virgen como intercesora y abogada nuestra  y medianera de todas las gracias.
La sacristía es un habitación rectangular adosada al camarín de la Virgen por donde es obligatorio pasar si se desea entrar en este, dispone de  alacenas, cajoneras, lavabo, etc, elementos propios de su destino.
El camarín es una pieza barroca interesante y muy bonita, que sorprende al visitante por el conjunto armónico de su espacio, la iluminación de sus detalles, el recogimiento y disposición del decorado. Se asemeja al de la Virgen del Rosario de la Iglesia de Santo Domingo de Granada, aunque algo inferior. Esta cubierto con cúpula y cupulinos. Los rectángulos de los vanos, las pechinas y otros huecos rellenos de hojas, pellejas y trazos dorados que estiran los abundantes espejuelos entre el dorado, dándole perspectiva y profundidad, muy propio del barroco. Las guirnaldas con flores campestres y cortinas teatrales nos recuerdan la teatralidad de este arte. Así mismo en la cúpula, las pinturas de los ángeles con instrumentos musicales tocando a la Virgen expresan la idea unificadora de todas las artes del barroco. E l conjunto quizás esta sobrado de pintura, sobre todo de azul prusiano y podría mejorar con una decoración mas liviana en todos sus elementos y colorido.
Resulta muy interesante el anillo de la cúpula, con sus ocho angelotes, espejitos y guirnaldas.
El Camarín es el santa santorum de la ermita o relicario donde se guarda la reliquia más querida y venerada, la imagen de la Virgen de las Nieves.
Sol en la ventana este de la Ermita
Sol decorado en la ventana del camarin orientada a Granada, hoy desaparecido

El antecedente más remoto en torno a la existencia de una cofradía de Nuestra señora de las Nieves consta en el libro de “Decretos de visitas pastorales” del año 1694.

Declaración de Patrona de Gabia la Grande.-
En 1747, solicitaron las autoridades locales competentes que fuese declarada patrona de Gabia La Grande, se confirmo el 23 de marzo 1774, por bula del Papa Clemente XIV. Ya antes el arzobispo de Granada el seis de mayo de 1770 la había declarado PATRONA del pueblo.
El 15 de enero de 1761 el Santo Padre Clemente XIII, concedió indulgencias plenarias a los cofrades de la Virgen.
Es de destacar, que en 1852 era tanto el fervor que había hacia la patrona que varias personalidades de las provincias eclesiásticas de Granada, Jaén y Menorca, concedieron indulgencias a todos los que con devoción rezasen la Salve o el Ave María ante la virgen en la ermita.
Tenemos constancia que los festejos celebrados en su honor en 1767(por el libro capitular del consejo), se desarrollaron durante los días 25 y 26 de octubre y en 1887 el 16 y 17 del mismo mes. Ya en 1921 se pasan al mes de  septiembre y la argumentación que se da es porque ya se han acabado las tareas agrícolas en las eras próximas. Así a seguido siendo, cambiando las fechas y los años de celebración como mejor ha parecido a las autoridades del momento, siempre con la convicción popular de que se celebraban cada siete años2, que no se ajustaban nunca, hasta que en 1979 se establece el festejo anual, coincidiendo con el día de virgen.
Leyenda hecha historia.- Se cuenta que un marinero un día la vio y quedo prendado y en una noche de tormenta, el recuerdo de  su imagen y una oración le salvo de un naufragio seguro a bordo de un barco. Regalándole un manto bordado en oro a la virgen como presente.
La realidad de adoptar por patrona a la Virgen de las  Nieves3, los habitantes de Gabia la Grande viene de “el cinco de agosto de  1611, por la tarde, se levanto un grandísimo torbellino y tempestad de agua y piedra  en la vega de la ciudad de Granada que duro poco mas de media hora, el cuál hizo muchísimo daño en las heredades, huertas y otras haciendas del campo, particular en el lugar de Alhendín, en la dicha vega, termino y jurisdicción de la dicha ciudad de  Granada, en el cual dejó destruidas las viñas de su término y olivares; y fue el daño de tanta manera que no se cogió aceite en el dicho lugar y para memoria de tan grande inundación los vecinos hicieron boto y promesa unánimes y conformes, así para ellos como para los venideros, de guardar y festejar el día de nuestra Señora de las Nieves para siempre jamás como día festivo, con gran solemnidad, haciendo procesión por las calles: así lo botaron y juraron  en la iglesia parroquial de la dicha ciudad a campana tañida en agregación y cabildo”.
De este voto y juramento solo quedan hoy como patronas Dilar y Gabia.
Era frecuente según los datos que poseemos, la celebración en los siglos XVIII y XIX de fiestas de moros y cristianos, feria de ganado, concursos de tareas de labranza etc.

Detalle ornamentacion camarin de la Virgen

Detalle de la ornamentación del camarin de la Virgen de las Nieves

La imagen de la Virgen de las Nieves, contrato de encargo.-
 
Conocemos por el contrato celebrado en Granada el 25 de mayo de 1615, conservado en el Archivo del Colegio Notarial de Granada, el encargo de la talla al escultor D. Bernabé Gaviria, por el entonces alcalde ordinario del lugar de Gaviar la Grande Luis Sánchez de Castro.
Queremos hacer una trascripción literal del mismo, con el fin de documentar mejor las voluntades manifestadas aquel día, donde se ponen al artista las condiciones generales de la talla, dando como resultado la bella imagen de nuestra Patrona.
“En la çiudad de Granada, en veinte  y cinco dias del mes de mayo de mil y seiscientos i quinçe años. En presencia de mi, el escribano y testigos ynfra escriptos , paresçió Bernabe de Gaviria, escultor, veçino de esta çiudad, a señor San Gil. Y dixo que él esta combenido y conçertado con Luis Sánchez de Castro, veçino y alcalde hordinario de la villa de Gauiar la Grande, de hacer una hechura de ymaxen de la adbocaçión de Nuestra Señora de las Niebes. De çinco palmas en alto y tres de dos de peana. A el modelo de la ymaxen de Nuestra Señora de la Antigua, que esta en el conbento de señor San Agustín, de esta çiudad, en la capilla de don Françisco del Castilla, veinte y cuatro de esta çiudad.
El manto de la dicha imaxen de blanco contrahecho. Una Tela rica raxada y una orilla de barios colores, alrededor del manto y la saya rosada con una labor abierta.
Y el niño aunque esta desnudo en la dicha ymaxen, a de ser bestido de la misma escultura, la morada sobre el oro, con sus labores. Y en lo que toca a la imaxen a de ser de altura que de suso se contiene. Y en todo lo demás ha de  ser conforme a la hechura de la dicha ymaxen que esta capilla del dicho don Francisco del Castillo. A contento y satifacción de dos ofiçiales que entiendan de lo suso dicho, nombrados por cada parte el suyo. Y la a de dar acabada, en fin de mes de Julio de este presente año, de escultura y toda pintura, y bien hecha y acabada, en entera perfeçión a bista de todos los ofiçiales.
Por razón de lo qual, el dicho Luis Sánchez ha de dar y pagar treinta y sei ducados, pagados en esta forma: diez ducados dentro de quinçe días primeros siguientes contados desde oy, dicho dia. Y los veinte y seis ducados restantes el día que aya acabado la dicha ymaxen. Por tanto en la mejor que a lugar de derecho se obligó de haçer la dicha ymaxen y darla acabada en todo el dicho tiempo referido de suso y por el preçio que de suso se contiene. Y si no diese acabada la dicha ymaxen para el dicho tiempo, que a de  ser en fin del mes de julio de este año, el dicho Luis Sanchez de Castro le a de poder executar y apremiar por los daños que se obieren causado en lo suso dicho y por el dinero reçivido con su juramento o quien fuere por él parte en en que lo dexa diferido deçisorio desde luego sin otro recaudo alguno y a ello obligo su persona y bienes abidos e por aver.
Y estando presente a lo que ésta referido de suso el dicho Luis Sánchez de Castro, vecino y alcalde hordinario de la dicha villa de Gaviar la Grande, aceptó la dicha escritura en su fabor y se obligó de dar y pagar a el dicho Bernabé de Gaviria o a quien por el fuere parte los dichos treinta y seis ducados por dicha hechura de la dicha ymaxen de Nuestra Señora de las Niebes que ha de ser de la hechura y forma que de suso se a espresado. Los quales les pagará los diez ducados dentro de los quinçe dias contados desde oy dia y los veinte y seis ducados para el dia ultimo del mes de julio que aya dado acabada la dicha ymaxen en esta ciudad  a su costa  con las de cobrança. Y no le pagando la dicha cantidad luego que aya acabado la dicha ymaxen, le pueda executar y apremiar con este contrato y su juramento o quien por el fuere parte en que lo difirió deçisorio, desde luego sin otro recaudo alguno. Y a ello obligó su persona y bienes abidos y por aver y anbas partes por lo que a cada uno toca dieron poder a la justicia de su majestad de qualquier parte para que les apremien a lo que esta dicho como por sentençia pasada en cosa juzgada. Renunçiaron las leyes y derechos de su fabor y la que proibe su general renunçiaçión de ellos. Y los otorgantes segun dicho es y lo firmaron de sus monbres. Siendo testigos a ello Juan de Gaviria, hijo del dicho Bernabé de Gaviria, y Láçaro perez, oficial del suso dicho, veçinos de esta çiudad, y Pedro Ximenex, veçino de la villa de Gaviar la Grande. E yo el escrivano doy fe, conozcolos otorgantes.
Luys Sánchez de Castro (firmado y rubricado).
Bernabé De Gabiria (firmado y rubricado).
Ante mi Domingo Velarde, escribano, (firmado y rubricado).
Sin derechos y de ello doy fe.”

José Navas-Parejo. Escultor y Orfebre, recibe en  agosto de 1921 el encargado de la restauración de la imagen de la Patrona de Gabia la Grande, realizando un trabajo de carácter decorativo que no mejora el original

La Virgen de las Nieves y Julia

La Virgen de las Nieves de Gabia, aparece a la derecha Julia la ermitaña

Ya a finales de los años noventa, se comienza con la mejora de la decoración de la Ermita realizando un gran trabajo de restauración, y sacando a la luz nuevas imágenes que estaban tapadas por frescos más recientes, observándose en las originales una mayor calidad. En la Revista Gaviar, tienen amplio reflejo de los trabajos realizados.

1 (Dispone de cuatro campanas una del mismo año 1883 dedicada a San Sebastián patrono del pueblo; otra de 1898 dedicada la Virgen, una tercera de 1913 con dedicatoria borrada, que se desmonto y una cuarta del 1926 dedicada al Sagrado Corazón de Jesús.)

2 Quizás esta creencia viniera de antiguo, cuando el pago de la moneda forera, que como es sabido se realizaba cada siete años.

3 Jorquera en sus Anales de Granada  p. 573.

 

You may also like...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *